#DespuesDeRio2016

AHORA LOS CLUBES DE FÚTBOL APUESTAN AL HOCKEY MASCULINO

De las 30 instituciones de Primera División, 21 tienen al hockey entre las disciplinas para sus socios. Cómo buscan capitalizar el oro ol...

Gimnasia y Esgrima  cayó ante Ciudad de Buenos Aires (1-0) en la definición del Metro 2014 y no pudo prolongar a ocho sus años de reinado en el hockey local. Muni le cortó una racha de siete títulos consecutivos y retornó a la cima después de 10 temporadas.

El reloj anunciaba las 11.58 horas cuando se escuchó la chicharra que marcó el final de la gran definición femenina del hockey de Buenos Aires. Contra todos los pronósticos, el puntero de la fase regular y favorito en la previa, había caído. Los rostros de las últimas heptacampeonas aún denotaban la impotencia con la que habían transitado la recta final del juego. En pocos segundos, esa sensación se transformó en angustia a medida que el festejo local no hacía más que confirmar lo que había sucedido: GEBA había sido derrotado. La derrota era real y el reinado había terminado. Ahora, el nuevo campeón de la Liga Metropolitana era el Club Ciudad de Buenos Aires.

Como todos esperaban, las dirigidas por Martìn Herrero y Emilio Spath se hicieron cargo del rol de favoritas desde el inicio del partido. Generaron penetraciones al círculo rival, provocaron varios mano a manos con la portera local y hasta contaron con tiros directos a puerta. Fueron quienes controlaron la bocha y complicaron la elaboración de juego de Ciudad, que en varios pasajes del partido tuvo que abusar del flick para poder evitar el centro del campo, controlado por GEBA.

Ciudad no pudo complicar a las defensoras del título desde el juego, pero sí lo hizo desde el resultado. Por medio de Noel Barrionuevo capitalizó uno de los dos fijos a favor en la primera etapa y, apoyado en el 1-0, se enfocó en la defensa de la sorpresiva ventaja. Las de Palermo, no muy acostumbradas a las adversidades, acusaron el golpe y, más allá de mantener la tenencia de la bocha, dejaron de ser tan incisivas en el ataque.

Sólo se registraron dos tarjetas en la final femenina y ambas estuvieron del lado de GEBA. Primero fue Silvina D´Elía y luego Florencia Habif. Las dos sanciones llegaron tras el 1-0 de Noel Barrionuevo para Ciudad.

En el complemento, las dirigidas por Carlos Geneyro amagaron con una intención de no defenderse en los primeros minutos, pero la necesidad del rival no hizo más que hacerlas retroceder hasta su campo. Con el control de la pelota, el campeón defensor generó 12 penetraciones al círculo y siete cortos, pero el buen trabajo defensivo de Ciudad evitó que gran parte de estas acciones terminaran con remates directos a puerta.

Si bien GEBA mostró intenciones de remontar el resultado, nunca terminó de reaccionar con la dimensión y el espíritu de un campeón que está acorralado por un resultado adverso y que es consciente, además, de que el final de siete años de reinado se acerca. De a poco, el tiempo fue consumiendo a las de Palermo, quienes tampoco supieron aprovechar las ventajas que dio Ciudad con algunos desajustes defensivos. No era el día de GEBA, pero sí el de Ciudad, que vale aclarar tampoco supo aprovechar algunas contras ni una serie de siete fijos en la recta final del choque.

Con efectividad, sacrificio y solidaridad en el aspecto defensivo, las dueñas de casa lograron lo que muy pocos imaginaban en la previa: Derrotar a quien, en los papeles, había sido el mejor del torneo. Retornaron así a la cima de la Liga Metropolitana después de 10 años.

Foto: Gentileza Hockey Delivery

LO MÁS LEÍDO

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © sobrecesped.com -- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -